El largo viaje de Bernard C. Day (2): el primer coche en la Antártida

Bernard C. Day en el Arrol-Johnston
(Scott Polar Research Institute, nº P68/73/73)

En 2020, la idea de Shackleton de llevarse un coche al Polo Sur en 1907 nos parece un disparate sin pies ni cabeza. Quizá para justificar al explorador, a menudo se ha interpretado que el experimento fue una imposición de William Beardmore a cambio de su apoyo económico a la expedición, algo con lo que esperaba obtener una gran publicidad para Arrol-Johnston. Al igual que hoy en día, quien apoyaba una expedición de ese tipo normalmente lo hacía para conseguir algo, bien ponerle su nombre a un glaciar, que viste bastante, o bien una campaña de publicidad, como la de Cascade Beers y los pingüinos en 1911. Pero la realidad es que Shackleton estaba convencido de las posibilidades del coche al menos en parte de su ruta, y en su libro “En el corazón de la Antártida” justificó su decisión: “Decidí llevar un coche a motor porque creí posible, por mi experiencia previa, que nos encontrásemos con un terreno duro en la Gran Barrera de Hielo sobre el que, en todo caso, habría que hacer la primera parte del viaje hacia el sur”. 

Preparando un coche para lo desconocido

Pero ambas cosas, la publicidad y la experimentación, no estaban reñidas. Arrol-Johnston ya había fabricado al menos dos vehículos especiales para terrenos difíciles, uno de ellos por encargo del Coronel General del Ejército Británico en Sudán con lo que, además de la experiencia técnica, ya sabían que la publicidad estaba garantizada con independencia del rendimiento. Ese fue el caso del coche de los hielos, que ya se había convertido en una sensación en la prensa antes de que el Nimrod pusiera rumbo al sur. Los medios de toda Europa, desde “The Graphic” en Inglaterra hasta la revista “Omnia” en Francia o el “Madrid científico” en España, recogían con expectación la noticia de que el explorador Ernest Shackleton iba a llevarse al Polo Sur un coche de la marca Arrol-Johnston. Y no sólo eso sino que, como si se tratase de un “viral” de Twitter recogido por los informativos, la cobertura de la noticia se hinchó como una bola de nieve desde un lacónico “Se usará un coche en una expedición” del Globe al “En coche al polo sur: cómo el Teniente Shackleton invadirá la Antártida” de The Sphere. 

The Sphere, 13 de julio de 1907
(British Newspaper Archive)

En Escocia prepararon el coche para su misión antártica, muy probablemente con el propio Bernard C. Day en el desarrollo. Pero esa adaptación fue más teórica que práctica por una razón contundente: antes de 1907 las experiencias con coches en condiciones de frío extremo, hielo y nieve eran contadas. En 1903 Charles J. Glidden había conducido hasta el Círculo Polar Artico en su Napier, pero una cosa era la nieve de Suecia y otra el hielo antártico. En el mismo año el ya mencionado “Passe-Partout” fue abandonado en la nieve después de semanas en los que su velocidad se contaba en metros por día. Y no sería hasta el año siguiente de la partida del Nimrod, abril de 1908, cuando el Thomas Flyer que lideraba la famosa carrera Nueva York – París llegó a Alaska para comprobar, en pocas horas, que los coches de su tiempo aún no estaban preparados para un terreno así. 

El resultado del ejercicio teórico en Paisley fue un 12-15 HP con carrocería básica de dos asientos y plataforma posterior pensada para los trabajos de aprovisionamiento. Se prepararon de dos juegos de ruedas: unas con neumáticos Dunlop equipados con cadenas y otras metálicas con aspas diseñadas para la nieve, además de un tren delantero de patines. A su vez el motor, uno de los 4 cilindros refrigerado por aire de la casa, fue modificado en los escapes de cada bloque de dos cilindros para que calentasen el carburador y soplasen el aire caliente a los pies del conductor respectivamente. Por último el coche fue equipado con unos depósitos de combustible adicionales que le permitirían recorrer más de 300 millas sin detenerse.

La primera rodada en el Polo Sur

El Arrol-Johnston durante una de las misiones científicas
(Scott Polar Research Institute, nº 68/76/29)

A causa de su tensa y competitiva relación con Scott, Shackleton se había comprometido oficialmente a que su equipo no utilizaría como puerto la bahía de McMurdo, donde el primero había establecido el centro de actuaciónes de la expedición Discovery en 1901. Sin embargo los vientos y las condiciones del hielo hicieron que a finales de enero de 1908 el Nimrod se encontrase exactamente en aquel lugar, a escasos 25 km del refugio de Scott que el propio Shackleton había ayudado a construír años atrás. Ernest tuvo que elegir entre el éxito de su expedición o traicionar una promesa. Lógicamente decidió desembarcar junto al Cabo Royds, donde establecerían su base. 

El 29 de enero llegó la hora de la verdad para el Arrol-Johnston y para el joven Bernard C. Day. Sacaron el coche del cofre en el que había viajado y cuidadosamente lo bajaron a la superficie helada del mar de Ross. Day revisó meticulosamente la mecánica antes de ponerlo en marcha, asegurándose de que todos los mecanismos funcionaban correctamente. Esperó unos minutos a que el motor alcanzase una temperatura correcta para funcionar y, finalmente, se sentó al volante dispuesto a hacer historia. Bernard arrancó en dirección a la costa y el Arrol-Johnston recorrió ágilmente unos cientos de metros sobre el hielo hasta que se encontró con una zona de nieve fresca. En ella se hundió hasta el chasis. El equipo se afanó en liberarlo y después de mucho esfuerzo Day tuvo una segunda oportunidad. Esta vez recorrió un trecho aún más corto tras el cual el Arrol se volvió a atascar en la nieve sin alcanzar tierra firme. Tras desatascarlo una segunda vez volvieron a cargarlo en cubierta esperando a una oportunidad mejor. En unas pocas horas las expectativas y especulaciones de Skelton y Shackleton sobre el transporte a motor en el Polo se habían visto bastante golpeadas. Pero Bernard no sólo acababa de hacer historia, sino que acababa de empezar a resolver un gran puzle: cómo adaptar y conducir un coche en el terreno más hostil del planeta.

El Nimrod levantado por las placas de hielo antárticas
(Scott Polar Research Institute, nº 2006/11/3)

El Arrol volvió a bajar del barco días más tarde y en las siguientes semanas Day lo utilizó en varias misiones por los alrededores del Cabo Royds y la costa de la Bahía de McMurdo que le sirvieron para valorar su utilidad y conocer sus puntos débiles. El primero y más evidente es que se defendía bien en la superficie helada del mar, pero apenas podía atravesar las zonas de nieve suelta y los desniveles. Las ruedas de aspas que habían preparado en Escocia eran muy pesadas y resultaban eran casi inútiles, así como el tren delantero con patines, y Bernard pronto entendió que el peso total era el principal inconveniente. Además de los problemas de tracción, el joven Day también tuvo que enfrentarse a un problema totalmente inesperado en la Antártida: el calentamiento. Debido a las bajas temperaturas el aceite del motor se hacía muy denso y apenas podía lubricar los cilindros. Aún así durante la primera mitad de 1908 sacaron el máximo partido posible del coche transportando a las misiones científicas por la costa así como transportando las cargas de víveres para los diferentes viajes de exploración. Cuando llegó el invierno antártico Day desmontó el motor y almacenó el coche en el refugio. Tenía muchos meses por delante y un plan.

Continúa a 3

Para seguir explorando

En el corazón de la Antártida“, crónica de la expedición del Nimrod por Ernest Shackleton:

Volumen I:

Volumen II:

Grabación sonora en la que Ernest Shackleton explica algunos aspectos de la expedición Nimrod

2 comentarios en “El largo viaje de Bernard C. Day (2): el primer coche en la Antártida

  1. Pingback: El largo viaje de Bernard C. Day (1): la fantasía de los coches polares | ¿Dónde está el depósito…?

  2. Pingback: El largo viaje de Bernard C. Day | ¿Dónde está el depósito…?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s